Limpiar cristales de forma periódica en locales comerciales, oficinas, domicilios, empresas,… favorece la buena imagen de nuestro negocio, la entrada de luminosidad y por lo tanto, favorece el buen estado de ánimo de las personas.

Limpiar cristales es una tarea engorrosa que requiere de un trabajo minucioso para que no queden manchas ni queden los cristales empañados. Es por ello que aconsejamos realizar la limpieza por técnicos especialistas con una frecuencia establecida. No obstante a continuación detallaremos algunos consejos para realizar el trabajo de manera sencilla.

Las herramientas necesarias y más eficaces para limpiar cristales son las escobillas y secadores que utilizan los técnicos especialistas. Si no disponemos de estas herramientas, podemos utilizar trapos o papel, pero con el riesgo que queden pelusas o manchas en el cristal. Es preferible evitar el papel de cocina y utilizar papel  de periódico que limpia mejor y deja menos rastros.

Líquidos para limpiar cristales: podemos utilizar los limpia-cristales que encontramos en los supermercados o crear una mezcla que nos da similares resultados. La más potente se prepara con 2 litros de agua, 240 ml de alcohol isopropílico al 70%, 60 ml amoníaco y un chorrito de detergente lavavajillas. También podríamos realizar una mezcla de 1l de agua, 6 cucharadas de vinagre y un chorrito de detergente lavavajillas.

Iniciaremos la limpieza de cristales aplicando el líquido limpiador sobre toda la superficie del cristal, dejando actuar unos minutos de manera que se vaya aflojando la suciedad adherida. Después aclararemos empezando siempre por la parte superior del cristal.

Si el proceso de aclarado lo realizamos con el secador profesional es importante secar la goma con un paño después de cada pasada. Si utilizamos un trapo, deberemos escurrirlo después de cada uso.

Y sobretodo, no nos olvidemos de limpiar los marcos de las ventanas. En el caso de los marcos, lo más importante es utilizar el producto adecuado al material del mismo. Si son de aluminio o algún otro metal, lo mejor es emplear agua con un poquito de alcohol. Para los marcos de PVC u otros materiales sintéticos, mejor agua y jabón blanco, o bien detergente lavavajillas si están muy sucios. Y si son de madera, conviene cuidarla con algún producto específico, como un líquido limpiador de suelos de parqué.

Es importante tener en cuenta que la limpieza de cristales no debe ser realizada en pleno sol o con viento seco, ya que estas condiciones hacen que el líquido se seque muy rápido y no llegue a aflojar de manera correcta la suciedad adherida.