En Cisnet2010 nos hemos especializado en el mantenimiento y limpieza de placas solares con el objetivo de aumentar la eficiencia y rendimiento de las mismas.

Primero de todo vamos a buscar en la Wikipedia la definición de placa solar. Un panel o placa solar es un dispositivo que capta la radiación solar para su aprovechamiento. El término comprende a los colectores solares, utilizados usualmente para producir agua caliente doméstica mediante energía solar térmica y a los paneles fotovoltaicos, utilizados para generar electricidad mediante energía solar fotovoltaica. Podemos encontrar el enlace aquí,  wikipedia-panel solar.

Las placas solares están instaladas al aire libre porque la facilidad de ensuciamiento de las misas es elevada. Las causas de suciedad son múltiples, por ejemplo polen de plantas, polvo, arena, hojas vegetales, excrementos de aves, si estamos en zona costera encontraremos restos de sal,…todos estos restos de suciedad en los paneles lo que van a generar es una disminución del rendimiento debido a que el aprovechamiento de la luz solar será menor debido a la capa de suciedad.

Es por ello que el mantenimiento y limpieza de placas solares es importante y necesario para captar al máxima la radiación solar y no encontrarnos con una disminución del rendimiento de nuestra instalación.

Con la limpieza de placas solares fotovoltaicas contribuimos a preservar tanto la correcta funcionalidad así como la durabilidad de las mismas, obteniendo, como ya hemos dicho anteriormente,  un mayor rendimiento y por consiguiente resultados más exitosos.

Es por ello que desde Cisnet2010  recomendamos mantenimiento de limpieza anuales para contribuir así a un mayor ahorro energético, ya que la lluvia no sólo no limpia correctamente las placas sino que contribuye a que se creen pequeñas películas de cal que dificultan aún más la incidencia de la radiación solar.

Consejos de Cisnet2010 para el mantenimiento y limpieza de placas solares:

– utilizar material suaves, como una esponja o una bayeta de microfibra, nunca utilizaremos materiales de limpieza ásperos o rugosos ya que lo único que pueden provocar son daños en la superficie de los paneles y por lo tanto reducir su capacidad de producción.

– evitaremos el uso de detergentes abrasivos, por el mismo motivo que el descrito en el punto anterior,

– empaparemos bien la suciedad de manera que sea más fácil extraerla con la esponja o bayeta, evitando rayaduras y rascadas,

– es muy importante el tipo de agua que utilizaremos para limpiar y aclarar, debe ser agua de buena calidad y sin cal,

– desaconsejemos el uso de limpiadoras a presión ya que nos podrían dañar la superficies del panel,

– evitar los días de viento, ya que la suciedad y el polvo del aire se nos volverán a impregnar en las placas.