Pulido y abrillantado de suelos

El objetivo del proceso de pulido es la preparación del suelo:

  • Eliminación de rayas negras y suciedades presentes.
  • Eliminación de ceras viejas y estropeadas por el tráfico.

Para alcanzar los resultados esperados en este proceso se suman dos efectos que contribuyen a la eliminación de las capas de cera y suciedades. Uno de ellos es el efecto mecánico, de abrasión. Producido por el disco abrasivo de la máquina rotatoria. El objetivo del abrillantado es depositar sobre el suelo una película de cristalizado que se interponga entre la suciedad y el suelo y evite el contacto de polvo, barro o marcas que deterioren y desgasten la superficie.

En el proceso de cristalizado se dan dos efectos que contribuyen a la formación de la película de cristal en el suelo:

  • Un efecto químico, producido por un agente cristalizador.
  • Un efecto calórico proporcionado por la máquina rotatoria y el alambre de acero.